SEXTO NÚMERO

E D I T O R I A L

Hasta hace poco, comenzamos a reconocer nuestro centro-fuera-del-centro: el valor de mirarnos a los rostros. Todavía, a la vuelta de nuestras casas, de nuestras camas, la pandemia hace un eco —más o menos resonante— y, aunque portásemos un cubrebocas y pocas incertidumbres desatadas, hemos encontrado nuevas formas de buscar más preguntas frecuentes en los rostros de quienes nos observan y de aquellxs a lxs que deseamos enunciar para reconocer: una forma de dejar de escapar del exilio de lxs otrxs; escapar de la diáspora de lo colectivo gracias al gesto de cuestionar(nos).

En los últimos años se ha despertado —fortunio anacrónico— un interés por escribir y leer acerca de la naturaleza, de las plantas y de los animales, pero también, de lo que aparentemente carece de importancia al pisar la línea descentralizada de la Ecocrítica: los lenguajes y pensamientos de multiespecies no clasificadas dentro del animalia o plantae.  Este número es una prueba de ello, una colindancia entre los cuerpos humanos y los no humanos —acaso una forma de lo que comúnmente llamamos “echar raíces” o de “volvernos piedras”. Aquí encontrarás textos de autorxs como Alexandro Castro, Meryvid Pérez y Armando Góngora Moreno, que con una admirable claridad exploran los relieves sobre la (im)posibilidad humana de “exhibir la libertad de las aves”, de verse en su libertad; o bien, de tender un juego de azar para liberar bestias, a decir de Pérez.

También se suman a este discurso las galerías «Quemar la película, salvar el ecosistema» de Iván Martínez y «Michoacán» de Gabrielle Zavala, cuyas colaboraciones dialogan con “la sensibilidad e inteligencia en el mundo vegetal” —en palabras de Stefano Mancuso— desde la refutación de la incapacidad comunicativa de las plantas.

En el entendido de que este es un mundo que no logra sobrevivir del todo, los rostros que aquí se presentan son varios: un “Bifronte” o “dos cabezas [que] reposan / una sobre la otra” como en plena disposición de encontrar en lx otro el espacio de lo que unx no tiene, como en una clase de desenvolvimiento tendido. Así aparecen también en este número los rostros que Zauriel, Agustina Zabala, Irene MD, Yesica Orozco y María Paula Hinojosa nos permiten ver del (des)amor, del dios de hambre o de sueño (o de las dos cosas unidas), de las extremidades humanas y, desde luego, del tiempo como un agente. La caída, los accidentes, la carbonización, la extinción son diálogos que constituyen este número. Su filamento no es la desaparición o el quebranto — “limpio es el ruido de lo que se quiebra sobre sí mismo” — sino la coalición con algo más que está fuera de la línea antropocéntrica.

Aquí encontraras, queridx lectorx, una familiar forma de reconocimiento insospechado. Bienvenidx a su ironía.

—Mariana del Vergel


P O E S Í A

«cubrirá tu barrio// esta nube gelificada// que corté con un cuchillo de pan»
No podemos sentirlo por primera vez la segunda vez , Agustina Zavala

Dos poemas de Agustina Zabala

no podemos sentirlo por primera vez la segunda vez primero, cubrirá tu barrio esta nube gelificada que corté con un cuchillo de pan de solo admirarla tus vecinos curiosos quedaránSeguir leyendo

QUEMAR LA PELÍCULA, SALVAR EL ECOSISTEMA

Serie fotográfica:

Iván Rmz

Dos poemas de Zauriel

Algunas cosas son más efímeras que otras Si revelas una fotografía con infusión vegetal, el sol hará que la imagen se borre con las semanas; no tuve chance de tomarSeguir leyendo

INTROSPECTIVE TRIP

Obra fotográfica:

Yesica Orozco

MICHOACÁN

Serie fotográfica:

Gabrielle Zavala

PALABRAS DIARIAS

María Paula Hinojosa

y Enrique Escotto

Tiempos de Dios, de Irene MD

Los tiempos de Dios son perfectos.   Las estaciones  en que cantan las aves  los besos  el alba  y la felicidad de los niños,   son siempre precisos.  La angustia Seguir leyendo


P R O S A

«Salvar bestias del infierno es más que un juego de azar: el jugador elige una, estudia su sitio y gira la tuerca que debe coincidir con la dirección deseada»
Remembranza del juego, Meryvid Pérez

E N S A Y O / R E S E Ñ A

«Flanear es, en no pocas ocasiones, recorrer los recovecos más oscuros donde el yo se desplaza entre movimientos internos y externos, como una calle abandonada buscando ser transitada, de nuevo significar: Las formas del Sutra se atraviesan con el blues.»
Remedio chino e infalible […], Jonathan Mirus

ROSTROS EN SOMBRA

Serie en monotipia:

Carlos Daniel Méndez García


Síguenos en redes sociales

Los Demonios y los Días, año 4, núm. 1, es una publicación semestral hecha en Guanajuato. Su versión física se imprime con el apoyo del Programa Editorial Universitario, Alonso núm. 12, Centro, C.P. 36000, Guanajuato, Gto., en los talleres de Gesta Gráfica, bulevar Nicaragua núm. 506, colonia Arbide, C.P. 37360, León, Gto. Dirección editorial: Mariana del Vergel. Redacción y corrección de estilo: Gabriel Alfonso Pérez Reyes y Francisco Javier Martínez. Diseño y asesoría visual: Noemí Ortiz. En portada: Yesica Orozco, «Fotografía digital» de la serie Diálogo entre cuerpos.