Poesía

Elegía del Dios que fue culpa, por Javier Paláu

¡Ay de ti, oh mi Dios, aquél que fuiste;tú que sólo en mí, sólo por mí,la vida humana degustaste,pues fuiste sólo imagen en mi mente!Sólo al imaginarte siempre eterno,mientras te imaginé, viviste siempre;fuiste sólo en mí un ser divino,fuiste, no eres más, la ley por que me rijo. Y así viviste, Dios,en el cielo invisibleSeguir leyendo

Castillos de arena: prosa poética de Gilberto García

Nunca construimos castillos de arena. Si lo hubiéramos hecho, tal vez, estaríamos protegidos de esas olas con nombre de Príncipe. ¿Qué le puedo pedir a su nombre, mi Sol, si su nombre ya pretende destrucción desde la primera letra? Esa vocal átona de amplia envergadura animal. De tamaño amplio, de viento árido. Hubiéramos pintado lasSeguir leyendo